Aceite de Oliva

Olivos milenarios, visitamos los 5 árboles más antiguos del mundo

olivo-vouvres

El olivo (olea europaea) es una de las especies vegetales más resistentes que se conocen, gracias a eso y a lo valioso de su fruto, ha acompañado a la humanidad a lo largo de toda su historia.

Eso sí, su origen es muy anterior al del hombre: se han encontrado fósiles de árboles que datan del Oligoceno (con más de 20 millones de años de antigüedad) en la región de lo que ahora es Italia y en otras partes de la cuenca del Mediterráneo.

Aunque se calcula que empezamos a cultivarlo hace unos 7.000 años, se han descubiertos trozos de madera y huesos de aceituna en tumbas ubicadas en todo el Levante, originarias de la primera etapa de la Edad del Bronce, hacia el año 3.000 a.C. Y también existen evidencias del comercio de aceitunas en Creta en esa misma época.

Gracias a esa resistencia propia de este árbol, aún podemos encontrar ejemplares milenarios; a continuación repasamos una lista de los olivos más antiguos del mundo:

1. Las hermanas de Noé

En Bchaaleh, un pueblo al norte de Líbano, existe una arboleda de 16 olivos conocida como Las hermanas o Las hermanas de Noé. Y es que, según la tradición local, la rama de olivo que –en el relato del Antiguo Testamento– trajo la paloma liberada por Noé a su regreso, procedía de estos árboles.

Esa misma tradición asegura que los olivos tienen más de 5.000 años de antigüedad, algo que hoy en día es muy difícil de comprobar científicamente con el método de la dendrocronología, esto es, mediante el estudio de los anillos del tronco, ya que su estructura interna se encuentra demasiado deteriorada.

Otra de sus particularidades es que se encuentran a una altitud de 1.300 metros sobre el nivel del mar, lo que también los sitúa entre los olivos plantados a mayor altura.

2. Al-Badawi, ‘El grande’

Con nada menos que 12 metros de alto, y 25 de diámetro, este olivo hace honor a su nombre: al-Badawi, El grande. Este árbol se encuentra en la aldea de al-Walaja, en el distrito de Belén, al sur de Jerusalén, y de acuerdo con el Ministerio de Agricultura de Palestina, tiene una antigüedad de más de 4.000 años.

En realidad, este ejemplar se conoce como al-Badawi en memoria de Ahmad al-Badawi, un asceta musulmán convertido en santo de la religión suní que, según la tradición, meditaba bajo sus ramas allá por el siglo XIII.


olivo-Stara-Maslina

3. El olivo de Vouves

En la localidad de Ano Vouves, en la isla griega de Creta, se encuentra el milenario olivo de Vouves. Su edad exacta es difícil de determinar ya que también ha perdido el núcleo de su tronco; pero según el análisis de los anillos, lleva ofreciendo su fruto desde, al menos, hace 2.000 años. Por su parte, la Universidad de Creta afirma que sobrepasa los 4.000 años. Una pista sobre su historia la encontramos en la presencia de dos cementerios aledaños, fechados hacia el siglo IX antes de Cristo.

En 1997 el gobierno griego declaró a este árbol monumento natural protegido, y en 2009 se inauguró un museo del olivo en la misma localidad. Además, sus ramas se emplearon durante la celebración de los Juegos Olímpicos de Atenas y Pekín.

4. S’ozzastru, el olivo de Luras

El olivastro más antiguo de Italia se encuentra en la isla de Cerdeña, concretamente en la localidad de Luras, y recibe su nombre –S’ozzastru– de la palabra ‘olivo’ en el idioma corso. Con casi 14 metros de altura, un estudio de la Universidad de Sácer calcula que su antigüedad es de más de 2.500 años, lo que lo convierte en el ejemplar más longevo de toda Europa.

Fue declarado Monumento Natural en 1991, y se organizan rutas turísticas para visitarlo. Una propuesta que no tiene desperdicio, ya que justo a su lado se encuentra otro olivo de unos dos siglos de antigüedad y un tercero de cerca de 500 años.


olivo-bidnija

5. Los olivos bidni de Malta

En la aldea de Bidnija, en la isla de Malta, se encuentra un campo de olivos muy peculiares. Según el análisis de carbono, se cultivaron durante el siglo I a.C., y debido a las particulares características del terreno, especialmente alcalino, han desarrollado un ADN propio, convirtiéndose en una variedad única denominada bidni (robusto).

Hoy en día sólo sobreviven la mitad de los 40 olivos que se contabilizaron a comienzos del siglo XX, cuando fueron incluidos por la UNESCO en su Base de datos sobre las leyes nacionales del patrimonio cultural. Aunque en 2006 se inició un proyecto para preservar esta variedad, que incluyó la plantación de unos 30.000 esquejes.

¿Y en España?

Los olivos más antiguos catalogados en España se encuentran en el término municipal de Ulldecona, en Tarragona. Concretamente se han contabilizado 1.391 olivos milenarios, originarios del siglo IV, de los que 53 fueron señalados como bien cultural de interés local, la mayor concentración de los mismos en todo el mundo. Sin embargo, las fincas donde se ubican son de propiedad privada, y en enero de este mismo año varios de ellos fueron trasladados para su venta.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *