Noticias

Los estadounidenses aprenden sobre AOVE durante el confinamiento

Que la dieta mediterránea es considerada como una de las más saludables y equilibradas que existen es indiscutible. Y en este conjunto de hábitos alimentarios, propios de los pueblos del Sur de Europa, el aceite de oliva virgen extra juega un papel primordial. Así, se le atribuyen propiedades beneficiosas para la salud y una destacada presencia en la prevención de distintas enfermedades, gracias a la aportación de sus componentes básicos, como los antioxidantes.
El portal estadounidense About Español ha publicado un interesante artículo para mostrar a sus compatriotas las cualidades del AOVE, que por su intereés reproducimos en parte.

«De todos los aceites, el único que tradicionalmente ha mostrado un elevado contenido en grasa monoinsaturada es el aceite de oliva», ha asegurado el doctor Francisco Pérez Jiménez durante su conferencia magistral sobre el aceite de oliva en el X Congreso de la Dieta Mediterránea.

«La diana de la arterioesclerosis sobre el sistema cardiovascular es el endotelio, la capa que tapiza los vasos sanguíneos, con la que entran en contacto muchas sustancias (hormonas, tabaco, nutrientes) y cuya función es impedir que enfermen nuestras arterias», explica el doctor Pérez Jiménez, Catedrático de Medicina de la Universidad de Córdoba y Jefe de Servicio de Medicina Interna del Hospital Universitario Reina Sofía. Un científico cuyas investigaciones han sido claves en la definición de los beneficios de la dieta mediterránea y del aceite de oliva como grasa fundamental de una dieta saludable.

Protagonista de la dieta mediterránea

Pero cuando el endotelio pierde su salud se desarrolla la arteriosclerosis, lo que puede provocar una cardiopatía isquémica o una trombosis cerebral. Los procesos que condicionan el deterioro de la capa interna de nuestras arterias son la oxidación, la inflamación, la trombosis y la vasodilatación.

«La oxidación provoca una inflamación invisible y lenta en algunos órganos y cuarenta años después se produce la arteriosclerosis». Porque la inflamación además activa el factor de transcripción NF-κB, clave en la enfermedad cardiovascular. Un complejo proteico que se activa con las grasas saturadas.

“Pero ¿puede una alimentación saludable revertir un proceso tan largo de décadas como es la arteriosclerosis?“, se pregunta en voz alta este científico interesado en los efectos postprandiales (después de comer) de las grasas. “La personas nos oxidamos desde que nacemos, pero estamos protegidos por los antioxidantes que consumimos en los alimentos”.

Un desayuno saludable

Precisamente, el aceite de oliva es uno de esos alimentos ricos en antioxidantes, y cuyos beneficios centró un estudio reciente del doctor Pérez Jiménez. El trabajo quería ver el efecto de dos desayunos sobre el sistema cardiovascular: un grupo tomó una tostada rociada con aceite de oliva y otro una rebanada de pan con mantequilla.

Después de medir los efectos de ambas comidas, los científicos pudieron comprobar tres horas después de la ingesta que la sangre de los participantes que habían tomado la tostada con aceite era mucho más fluido que la de los que habían desayunado el pan con mantequilla.

«Los beneficios del aceite de oliva no son solo una cuestión de grasa», añade el doctor Pérez Jiménez, quién destaca que su alto contenido en polifenoles convierte al aceite de oliva en un alimento funcional.

Además el aceite de oliva contiene oleocantal, un componente fenólico descubierto en 2005, cuyo efecto antiinflamatorio es tan potente que se compara al del ibuprofeno. Esta sustancia es la que le da al aceite ese sabor ligeramente picante. Como se puedo comprobar en el estudio, este antioxidante mejoraba la dilatación de las arterias solo tres horas después del desayuno con aceite de oliva.

¿Cuál es la dosis ideal de aceite de oliva?

«Además el aceite de oliva sube el colesterol «bueno» (HDL) y beneficia la coagulación de la sangre», añade el especialista en lípidos.

Los expertos en nutrición aconsejan tomar de 4 a 5 cucharadas de aceite de oliva virgen extra cada día. Una dosis muy beneficiosa para la salud de nuestro corazón, ya que puede reducir al menos tres factores de riesgo cardiovascular.

Porque el aceite de oliva no solo «mejora el colesterol total en sangre (sube el colesterol bueno HDL y reduce el malo LDL), sino que también baja la presión arterial alta y controla el metabolismo de la glucosa», concluye el profesor Pérez.


Puedes leer el resto del artículo pinchando aquí.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *