Noticias

El aceite de oliva virgen extra: antioxidante por excelencia

antioxidante por excelencia

En la composición de la aceituna, y por lo tanto del aceite de oliva virgen extra (AOVE), se encuentran distintos polifenoles. Entre ellos, el hidroxitirosol. Un gran desconocido pese a sus múltiples cualidades, sobre todo como antioxidante por excelencia. Nuestra dieta mediterránea nos pone en clara ventaja frente a otras latitudes… y longitudes.

Algunos de los protagonistas de que esto sea así son alimentos como verduras, frutas, legumbres, cereales sin procesar, etcétera. Unido, claro está, a un estilo de vida saludable en el que se incluye la práctica de ejercicio regular.

El aceite de oliva virgen extra forma parte también de la lista de alimentos que conforman la dieta mediterránea. Y añadir este alimento al elenco significa incluir el hidroxitirosol, un ingrediente que, pese a sus múltiples cualidades, es el antioxidante por excelencia

Antioxidante por excelencia

¿Qué es el hidroxitirosol y por qué deberíamos hablar más de él? Pues hasta unos años, los beneficios del aceite de oliva se han asociado a su contenido de ácido oleico. Pero, ¿por qué otros alimentos como la carne de cerdo, ricos también en ácido oleico, no proporcionan la misma protección cardiovascular que el aceite de oliva? ¿Qué otro componente bioactivo del aceite de oliva podría ser el responsable de sus beneficios?

La respuesta está en buena parte en un compuesto llamado hidroxitirosol, que se encuentra sobre todo en la aceituna: sus frutos, hojas y pulpa (aunque también se ha encontrado en cantidades considerables tanto en el vino tinto como en el blanco). Los estudios han demostrado que es más poderoso que el ácido oleico. Y es que se trata de un pequeño pero potente polifenol, componente responsable de la acción antioxidante de la aceituna del aceite de oliva.

Reconocimiento internacional

Este ingrediente se ha asociado a varios efectos beneficiosos para la salud. Uno de ellos, destacado en un estudio publicado en Pharmacological Research, lo atribuye a un importante protector frente a los procesos neurodegenerativos.

Otro estudio, publicado en Medicines, considera al hidroxitirosol como el compuesto antioxidante más poderoso, después del ácido gálico, y uno de los compuestos antioxidantes más poderosos dentro de todos los compuestos fenólicos del olivo. Por su estructura molecular, un consumo regular lo asocia a varios efectos beneficiosos como antioxidante, antiinflamatorio, anticancerígeno y protector de la piel.

La Autoridad Europea de Seguridad Alimentaria (EFSA) aprobaba la declaración, en 2011, de que «los polifenoles del aceite de oliva contribuyen a la protección de los lípidos de la sangre frente al daño oxidativo». Pero para poder usar esta declaración, la EFSA determinaba que el aceite de oliva tiene que contener, como mínimo, 5 mg de hidroxitirosol por 20 gramos de aceite de oliva. En consecuencia, la EFSA recomienda un consumo de 5 mg/día de hidroxitirosol procedente del aceite de oliva para obtener sus beneficios.

Distintos aceites, distinta cantidad de hidroxitirosol

Los distintos tipos de aceites de oliva tienen un sabor, una vida útil, una calidad y un contenido de polifenoles distintos, en función de dónde se han cultivado las aceitunas, cómo se han procesado y de su composición varietal. Debe tenerse en cuenta también que el contenido de polifenoles se ve afectado por factores ambientales como el tipo del suelo, la exposición al sol y la lluvia.

El hidroxitirosol y sus derivados están presentes casi de forma exclusiva en el aceite de oliva virgen y virgen extra. Pero no son los únicos que gozan de su presencia. También puede encontrarse en el alperujo, un subproducto que se genera durante la producción de aceite. En una investigación realizada por el Consejo Superior de Investigaciones Científicas (CSIC), los expertos determinaron que estos productos de desecho tienen un «enorme valor potencial» porque son muy ricos en polifenoles.

Según la investigación, muchas de las propiedades saludables del aceite de oliva virgen se deben a los polifenoles que contiene, pero la mayor parte de la fracción polifenólica presente en la aceituna pasa al alperujo. «Mientras que un 2% pasa al aceite de oliva, el 98% restante queda incluido en la matriz del alperujo».

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *